Un paso más

Si algo no he sabido hacer hasta la fecha, es definirme y 
decir exactamente a qué me dedico.
Dicen que siempre es mejor que una tercera persona lo haga,
así evitamos egos y demás.
Hay ocasiones en las que realmente me sorprende cómo 
algunas personas llegan a describirme, ya sea para bien o para mal.
Se suele dar el caso de «Tengo dos vidas, la mía y la que me inventan».
Pero cuando llegas a un lugar y están hablando con orgullo de tus hechos, de tus hazañas, de tus mil viajes, de tus escritos, de cómo atrapas el tiempo en innumerables fotos, de algún artículo del pueblo y sus gentes, ufff.
En este momento es cuando me detengo, miro atrás y pienso ¿he sido yo?

Mi vida es así, un cúmulo constante de aventuras, sin ningún propósito, simplemente vivir, disfrutar, compartir y mantenerme fiel a unos principios hoy en día en extinción.

Nada es fácil, el dolor es el único testigo de tu
esfuerzo, una sonrisa en el rostro, aunque cortada por 
el paso del tiempo, tu recompensa.
Raúl Díaz.