Blogguer de Viajes ¿De verdad?

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos acerca de esta curiosa manera de vivir en unos casos y ganarse la vida, en otros.

Aunque la verdad es que la figura del blogger de viaje está cada día más consolidada, pienso que la imagen estándar o estereotipada que se está dando de la misma, no siempre coincide con la realidad.

Como base, la definición más habitual es la de un chico/a joven que abandona su trabajo, su casa y todo lo que conlleva el día a día, para coger una pequeña mochila en la que apenas cabe una muda de recambio y lanzarse a descubrir mundo.

Es posible que en algunos casos haya sido así, pero me molesta mucho que se piense que es lo habitual. Insisto, muchos se presentan tal cual.

Es decir, a la mayoría se les olvida mencionar que tienen un trabajo que les reporta unos buenos ingresos y al que pueden volver cuando les plazca, tras haber solicitado una excedencia, por ejemplo.

Otros, dicen que lo han vendido todo y que con ese dinerito van a dar la vuelta al mundo, que también puede ser.

Y un tercer grupo, pues se les olvida mencionar que todo su viaje está costeado por algún tipo de patrocinador.

A partir de estos tres supuestos, el 99% de ellos vuelve a esa casa que supuestamente había vendido, al trabajo que les esclavizaba y nada les aportaba, y por supuesto, a sus vidas de siempre.

Algunos, incluso después de un par de meses de aventura, se atreven a crear un blog con el que prometen enseñar a monetizar, al tiempo que derr