Un Nómada, un Blog y un Sueño.

Como suele pasar, una de las típicas preguntas que formulamos al iniciar una charla con un desconocido, es aquello de qué haces en la vida o a qué te dedicas, que viene a ser lo mismo, claro.

Somos así, es como si precisásemos de esta información de base  para condicionar el tratamiento entre sujetos y por supuesto, la conversación consecuente. Y la verdad, hacer, lo hace.

También es cierto que instintivamente buscamos puntos en común, que de alguna manera nos acerquen. Aquello de la empatía y demás, ya sabes.

Sea como sea, en lo que respecta a mi persona, es que tiendo a confundir al personal con informaciones que de normal, se salen de lo establecido.

Muchas veces, si hubiese dicho que soy un manitas, me dedico a las reformas y además sé hacer un poco de todo, habría salido ganando.

Así que es por todo esto, que estás leyendo estas palabras en este mismo momento. La escritura es la manera más sencilla de explicarme, por lo que cómo no, he recurrido a ella una vez más.

Mi nombre es Raúl Díaz y hace 19 años decidí abandonar la seguridad de una nómina y vivir de manera independiente.

Siempre había viajado, me encantaba la fotografía y acababa de empezar a compartir mis viajes con personas que se interesaban por mis andanzas.

Además, tenía un gran interés por todo lo que estaba relacionado con el equipamiento de montaña, ello me permitía disfrutar de la Naturaleza de manera más cómoda y segura, permitiéndome incluso hacer cosas y llegar a lugares que antes ni habría imaginado.

Así que en poco tiempo me di cuenta de que trabajar y vivir eran compatibles. Podía mejorar mi estilo de vida, haciendo que todas aquellas cosas que me apasionaban, dejasen de ser un gasto infinito y pasasen a ser productivas, incluso a nivel profesional.

Eso sí, tenía dos condiciones, la primera es que nunca debería sentirlo como un trabajo y la segunda, que fuese divertido. Quería una vida llena de Aventuras.

Todo este cóctel me llevó a crear Nómadas VIP, tan sólo tres años después y con un primer viaje a los Alpes que para mi sorpresa, fue un antes y un después. Allí lo vi todo claro.

Viajar mola mucho, tanto que una gran parte de la sociedad lo hace en sus vacaciones. Al mismo tiempo y gracias a internet, los blogs de viajes han ido proliferando como champiñones, llenos de informaciones muy útiles y que de verdad, a muchos nos hacen disfrutar desde el sillón y sin salir de casa.

Pero mi intención como base era ser fiel a lo que siempre he hecho, a un estilo concreto de viaje que fui consolidando con paso del tiempo y la experiencia. Así que tuve que crear un blog con varias secciones. Todas ellas fundamentales.

Ah! Lejos de empezar a impresionarte con la cantidad de países que he visitado y todas las cosas que puedes encontrar en ellos, así como dónde alojarte, dónde encontrar los mejores restaurantes e incluso todas las atracciones turísticas de obligatoria visita, tengo que advertirte que no lo haré. No funciono así.

En primer lugar no soy de ir sumando países como si de una colección de cromos se tratara y que tan de moda está hoy en día.

Me gusta viajar lento, sin prisas. También me gustan los sitios tranquilos, sin masificaciones, por lo que, aunque sí que de vez en cuando paso por destinos famosos, prefiero perderme entre las montañas cogiendo el primer desvío sin asfaltar o similar que encuentre.

Así pues, soy más de destinos alternativos, de ir descubriendo valles y pequeños pueblecitos. De llegar a lugares donde pocos más lo hicieron antes, de como alguna vez escuché decir al gran Isra García en alguna de sus conferencias, ir dibujando mi propio mapa.

A esto lo llamo viajar sobre la marcha, despacio, sin prisas, Con tiempo suficiente para disfrutar de un par de cafés en una misma mesa, con la oportunidad de conocer a las gentes del lugar y entablar conversación, poder pasear por las calles de cada población, descubrirla bien entrada la noche y guiado únicamente quizá, por las tenues luces amarillentas de algún viejo candil.

Así es como me gusta, así es como lo hago y así es como lo siento. Me gusta lo auténtico e intento ser fiel a un estilo que además me ofrece, vivir y sentir grandes aventuras.

Cada viaje además, es una oportunidad única para aprender sobre el material que compone mi equipo, para qué sirve cada cosa y el comportamiento que tiene ante situaciones de uso, habitualmente extremas.

La verdad es que casi todo él lo he acabado comprando durante mis viajes. Siempre emocionado por lo nuevo, lo desconocido y lo mejor valorado por otros viajeros que lo utilizaban.

Así que viajar no es sólo ir de un sitio a otro para pasar unos días, nunca lo he visto así. Es el disfrute desde el primer instante, desde que surge la propuesta de un destino, pasando por la recopilación de informaciones para su elaboración, de las rutas posibles, de las alternativas imposibles, de todo lo acontecido y además, más allá de lo previsto, las anécdotas, las experiencias, las fotografías que se tornan historias sin palabras y los relatos que tiempo después, influenciados siempre por las emociones y los recuerdos, te ofrezco.

Y esto es lo que viene a ser un servidor, un nómada que vive un sueño, en un blog llamado Nómadas VIP.

Y también… Un estilo de vida diferente, una lucha diaria por dar lo mejor de uno mismo, el desgaste continuo por vivir con dignidad y acabar el día