Un café de sabor diferente

Hace ya un par de horas que mi habitual presencia en la cafetería del pueblo ha sufrido un cambio radical, impresionante, espectacular, indescriptible, ji ji.

Dicen que el ser humano es un animal de costumbres, que tropieza varias veces con una misma piedra y que se acomoda con facilidad a cualquier tipo de situación, ya sea buena o desfavorable.

En mi opinión, tenemos el don o la suerte de poder adaptarnos con facilidad a casi todo, pero es en este interesante proceso cuando podemos equivocarnos y hacer realidad todo lo anteriormente expuesto.

Tras una larga y fría noche, amanecer deambulando por la casa, dejar que el aroma de café reclame mi presencia en la cocina y desayunar viendo cómo la claridad va invadiendo cada estancia en el más profundo silencio, es toda una experiencia…

Un inesperado y resplandeciente sol se ha apoderado de este bonito domingo.

Es hora de preparar la mochila e iniciar la peregrinación hasta el pueblo, en donde Rosario (Gerente del Bar Musical ) en cuanto descubra mi presencia al fondo de la Plaza, jugará una vez más a servirme el café antes de que yo se lo pida

Pero…

¿Por qué es tan fácil acostumbrarnos a las rutinas?

¿Quizá porque nuestra educación empieza así?

¿Porque desde la infancia aprendemos imitando y a base de repeticiones?

¿Sabeis? Me encanta romper las reglas!!!

En hostelería, los clientes habituales acostumbran a sentarse en los mismos lugares.

Un comportamiento quizá heredado por nuestros tiempos de estudiantes en los que se nos asignaba un pupitre concreto ¿lo recordáis?

Yo lo sigo haciendo, pero siguiendo pautas diferentes, buscando un lugar en donde la luz no se refleje en la pantalla de mi Laptop (Ordenador portátil) y donde no le de la espalda a otras personas, prefiero un rincón discreto (y no porque cuando estudiaba me castigasen mucho, ji ji).

Hoy, mientras me dirigía directo a mi lugar favorito, todas estas cuestiones me han hecho pensar, tomar esa decisión, dar el paso y en definitiva, cambiar. Pero no sólo de silla, sino de orientación.

Hoy por vez primera y tras meses mirando hacia las mismas paredes, ventanas y gente, he descubierto otra decoración, unos interesantes cuadros y las caras de sorpresa de los presentes.

¡¡¡ Ha sido genial !!! ji ji.

Blanco/Negro

Quizá, si nos detenemos unos minutos descubriremos todas esas cosas que hacemos de forma matemática cada día, esos comportamientos adquiridos que nos impiden evolucionar, esas pautas que se integran en un Sistema que ancla los días a la repetición sistemática.