De compras, pero con restricciones, claro

Tras varios días en los que los partes de la meteo anuncian bajada de temperatura, empezamos la jornada del lunes con cielos algo nubosos y un mercurio que roza los 30ºC, otra vez.

Como en tantas otras ocasiones, hacemos un alto en el camino para comprar algo de comida, pienso para Scooby (mi perro) y echar un vistazo a las novedades textiles del otoño.

Como es también habitual, compartimos la experiencia con nuestros amigos en las Redes Sociales, y en caso dado, intercambiando un saludo con la persona/empresa que gestiona la presencia del centro comercial en dichas Redes (como en otras ocasiones), utilizando varias plataformas como Twitter, Facebook y/o Foursquare, programa este último, que nos ha llevado hoy mismo a tener una interesante pero desagradable conversación con un miembro del equipo de vigilancia y seguridad del centro comercial.

Dentro de lo que es “dar una vuelta” por este extenso parque y visitar innumerables tiendas y almacenes, dejamos para último lugar el conocido “Pueblo Bonaire“, el cual se caracteriza por componerse de tiendas “Outlet” y vender productos de temporadas pasadas a precios más bajos.

Pero cual es nuestra sorpresa que al intentar hacernos una foto en la misma entrada de acceso, en la cual  íbamos a ser los protagonistas y donde ningún escaparate salía de fondo, una voz al sonido de ¡¡¡oye, oye, oye!!! nos prohibía consumar nuestra acción.

Al mismo tiempo, señalaba un enorme cartel en el que se reflejaba tal prohibición y unas cuantas más…

Dentro de mi ingenuidad y asombrado por el acontecimiento y porque me saquen los colores en público, miro otra vez mi dispositivo móvil, abro un programa de geolocalización llamado Foursquare y ¡¡¡Zasss…!!!

…Aparece el Pueblo Bonaire, en donde puedes hacer check-in y subir una bonita foto de recuerdo…y no olvidemos que al mismo tiempo, promocionamos gratuitamente el lugar con todas nuestras aportaciones ¿verdad?

Visto lo visto, creo que el departamento de Marketing, el de Social Media y la empresa de seguridad van a tener que ponerse de acuerdo en algunos puntos…porque si uno prohibe y el otro te ofrece…es un poco confuso para el posible cliente.

Desde que abrieron este centro comercial hace más de una década, lo visito de forma regular…pero desde esta misma mañana, lo voy a mirar con ojos diferentes.

Y ahora seguiré con mi camino, sin fotos, sin check-in, sin comentarios, etc, etc, etc…

Así que si tenéis pensado pasar un agradable día en un centro comercial “abierto”, preguntar primero si podéis fotografiar la experiencia, con vuestros amigos, vuestra familia, etc y después compartirla…

Raúl Díaz