Caza de brujas

“Amanece frío, pero sin tanta intensidad como otros días.

Amanece nublado, quizá más incluso que las jornadas pasadas.

Amanece triste, supongo que al final, todo suma y sigue.”

Cuando todavía disfrutamos de estas primeras horas del día y la actividad en las calles comienza a intensificarse, una lluvia inesperada nos invita a correr hasta lugar seguro.

Hemos tenido suerte, la cafetería está cerca y Rosario, nada más vernos llegar, se apresura a servirnos un primer y elaborado café.

Entramos en uno de los meses del año que menos comprendo. La sensibilidad se respira en el ambiente y el quiero y no puedo del consumismo, se traslada a nuestros bolsillos.

Pero no, este no es el tema que da vueltas y más vueltas en mi cabeza.

Hace ya tiempo que me limito a escribir artículos de opinión, buscando siempre en ellos una implicación con el campo profesional y manteniendo al margen el personal. Pero no siempre es fácil mantener la distancia entre ambos y en ocasiones, una peligrosa y debilitada línea permite que se rocen, acaricien e incluso mezclen.

Son muchas las personas que a fecha de hoy, entran al apasionante mundo de Internet por primera vez, que se encuentran ante la página de registro (o aterrizaje) de alguna Red Social (Plataforma) sin saber qué hacer y sobre todo, que desconocen qué tipo de comportamiento se maneja en cada una de ellas.

Pero no, tampoco hablaré hoy de ello.

Usuario Bloqueado

Mi pensamiento se dirige más bien, a ese trabajo del día a día, a esas listas de “contactos” y/o“amigos” con los que interactuamos, a esa supuesta Reputación Web que nos labramos y que cada uno interpreta como quiere o puede.

Hoy, por vez primera, hablaré de todo lo contrario. De cómo una persona que comparte nuestra parte personal se infiltra en la profesional y un día, pasa de ser nuestra amiga, a nuestra enemiga.

Es habitual que al igual que en la vida 1.0, nuestra pareja sentimental sea contacto nuestro en la 2.0, que interactúe de vez en cuando e incluso vaya teniendo contactos en común.

Todo esto dentro de un marco de confianza en el que cada uno sabe qué quiere de Internet y el uso que le va a dar, ya sea profesional o personal.

Pero ¿qué pasa cuando esa relación termina y uno de los dos o ambos pasan a modo“destructor”?

Después de tanto tiempo en la Internet, han sido muchas las personas que han recurrido a mi para exponerme tan dramática situación en la que “Nunca imaginé que…” son sus primeras palabras.

Internet, ese medio tan maravilloso que tantas puertas puede abrirnos, también nos puede sepultar, mas y cuando nuestra presencia sea Profesional.

Nos encontramos pues, ante un problema bien serio. Todos sabemos que tendemos a creer todo lo negativo sin cuestionarlo y que la Inocencia, tendremos que demostrarla durante el resto de nuestra vida.

Y así es, si alguien te dice “cuidado con ese/a que te la va a jugar”, por mucho que hagas, siempre estarás a la defensiva.

Es triste, pero suele suceder. La Mente Humana es así de básica en estos casos.

¿Oscuridad o Luz?

Cada acción conlleva unas consecuencias y el problema en estos medios, es que permanecen de manera indefinida en el tiempo. Todo lo que se sube a la Red, en ella permanece, aunque pensemos que podamos borrar y hacer cuenta nueva.

Pero volvemos a mirar a nuestros Contactos de Internet, a todos esos que tenemos en común, a todos esos con los que seguro hemos reído y conversado, y la sombra de la desconfianza se instala en nuestro pecho.

Ahora somos nosotros los que Analizamos su procedencia, su autenticidad, su coherencia y la conveniencia de mantenerlos o borrarlos de un plumazo.

¿Borrarlos he dicho? No, mejor Bloquearlos. Estas cosas no admiten medias tintas.

Nos encontramos pues, ante una “Caza de Brujas”. No queremos que esa persona siga sabiendo de nosotros, la única manera de cortar el suministro de Información, es dando ese paso extremo y realizar una “Quema de la Cosecha Baldía”.

Esta curiosa expresión, ha sido aportada tras una larga conversación sobre este mismo tema, por nuestro amigo y “colega” Jose Luis Casado (Facebook) al cual también podéis visitar en JoseLuisCasado (Blog).

Pese a todo, la vida sigue y la gente es libre de seguir a nuestro lado, o marchar. Somos millones de usuarios en el mundo y no podemos permitir que nadie, sea quien sea, dirija nuestra vida, nuestro día a día o nuestro destino.

Tanto si eres usuario particular o profesional, que utiliza las Redes, recuerda que…

Raúl Díaz

“A quien cuentas tus Secretos, regalas tu Libertad”

Raúl Díaz