Trípodes

Junto a la cámara, es uno de los artículos más importantes que todos deberíamos tener, aunque su uso no siempre sea necesario. El trípode es un artilugio de 3 patas que se utiliza para soportar el peso de nuestra cámara y mantenerla en un punto en el espacio estático, es decir, que no se mueva.

Cuando hacemos fotos, es inevitable que nuestro pulso, la fuerza del viento o cualquier vibración (incluyendo la de la propia maquinaria de la cámara) produzcan lo que se denomina una «Trepidación», es decir, la acción de trepidar o temblar.

Hoy en día tanto objetivos como dispositivos móviles dotados de cámaras, vienen con pequeños estabilizadores. Pero aun así, según qué tipo de fotografía realicemos, no nos servirán para obtener una imagen perfecta (sin movimientos indeseados).

Por ejemplo, cuando queremos hacer una fotografía de paisaje o nocturna, es posible que nuestra cámara precise de varios segundos hasta que el obturador vuelva a cerrarse, como ocurre con las fotos de las estelas de agua, la luna o incluso las estrellas. No sé, hay mil ejemplos.

En este momento el trípode pasa a ser nuestro mejor aliado al tiempo que protagonista de esta historia. En el mercado podemos encontrar decenas de modelos, tamaños y sobre todo, calidades.

Materiales

Aquí es cuando la calidad suele estar directamente relacionada con el precio. los tenemos para uso esporádico en donde prima adquirir algo económico que nos saque del paso. Después pasamos a los de gamas medias y altas. Aquí la mayoría de ellos están fabricados en aleaciones de Aluminio, siendo los más caros de Carbono.

Las Patas

Un trípode se compone de 3 patas, habitualmente telescópicas y de 3 ó 4 tramos cada una. La mayoría de ellas está protegida por un tapón de goma en el extremo, con el fin de que no resbalen. En algunos modelos más técnicos, podemos encontrar también una punta metálica. Estos últimos se utilizan en espacios donde la superficie es de tierra, extendiendo su uso por ejemplo a equipos de medición.

Columna

No todos los trípodes vienen con esa barra que sale del cabezal y nos permite alcanzar una altura extra. En algunos modelos, además de salir en vertical, también la podemos utilizar en horizontal o incluso invertir. Pero esto os lo mostraré con imágenes.

Altura de Uso

Este es un tema que seguro que alguno de vosotros desconoce y cuyos resultados lo cambian todo. Según lo que vayamos a grabar o fotografiar

Cabezas o Rótulas

Antes que nada debes saber que no todos los trípodes vienen con rótula, es decir, la debes de comprar a parte. ¿Por qué es así? Por lo mismo que te he contado antes, unas mismas patas se pueden utilizar para diferentes fines y por ello, cada rótula ofrece unas prestaciones diferentes.

Un ejemplo de ello es cuando nuestra intención es hacer video y además tenemos que ir moviendo la cámara sobre el mismo eje del trípode. Para este supuesto existen las rótulas de video. La diferencia principal es el peso que van a soportar, la barra para moverla en horizontal-vertical- diagonal y el sistema interno de funcionamiento de los componentes. Yo por ejemplo tengo una que es hidraúlica.

En resúmen, a la hora de visualizar una imagen, en lugar de sentir esos pequeños trompicones por la fricción del giro de nuestras rótulas, tendremos un movimiento suave y continuo.

Zapatas

Aunque no todos ello tienen, son unas piezas que se acoplan al cuerpo de la cámara y sirven para anclar y desanclar con el cabezal del trípode. Ello nos permite en un momento dado, hacerlo con un rápido movimiento.

Marcas y Modelos

Cuando empecé con la fotografía lo hice por los más económicos, unos de la marca Star. Tengo que decir que además de muy ligeros, me fueron muy bien hasta que empecé a meterles peso y pedirles algo de precisión. No olvidemos que hablamos de calidad «limitada» y muchas piezas de plástico.

De ahí pasé directamente a los Manfrotto. Bueno, no hay comparación posible. La calidad de los materiales, la precisión que buscaba, las prestaciones que me ofrecían y un resultado impresionante.

Por contra tengo que hablar del peso para los que vamos con mochila. Son equipos relativamente pesados, aunque también pienso que está totalmente justificado.

Ahora lo importante es saber qué necesitas y en qué situaciones lo vas a utilizar.