EQUIPAMIENTO DE ACAMPADA

Cuando pensamos en ir a la montaña y existe la posibilidad de que hagamos noche en ella, lo primero que se nos viene a la cabeza es el equipo de acampada que podemos necesitar en caso de hacer noche bajo las estrellas.

Aunque muchos de nosotros quizá no tengamos un amplio fondo de armario (tal y como se dice en el mundo de la moda), sí que debemos tener varias cosas en cuenta, tales como la temperatura a la que estaremos expuestos, la posibilidad de precipitaciones e incluso la fuerza del viento.

Pero vamos a empezar por algo más sencillo como elegir la tienda de campaña, la funda de vivac, el saco de dormir y por supuesto, la esterilla. 

Todo lo que te contaré a continuación está basado en mi propia “experiencia de usuario”.

Aunque podríamos referirnos a un equipamiento para verano y otro para invierno, cuando hablamos de lugares como los Alpes, mi recomendación es que penséis en invierno.

Sé que puede ser confuso hacer un viaje en pleno mes de agosto con más 35ºC en nuestras cabezas y pensar en sacos de plumas y chaquetones, pero la realidad es que sería lo más apropiado.

En los grandes sistemas montañosos, los cambios de temperatura pueden ser muy radicales, pasando de calor extremo a frío helado en cuestión de segundos.

Lo sé, suena increíble, pero es cierto. Recuerdo un trekking en la Ruta de los Dinosaurios, en Suiza, en la que salimos en día de lo más soleado y caluroso y sin saber cómo ni por qué, empezó a llover.

En este caso y aunque la temperatura ambiente no bajó mucho, os puedo asegurar que el agua estaba helada, increíblemente fría.

Lo pasé mal, era la primera vez que me sucedía algo así.

Con la caída del sol pasa más de lo mismo. La temperatura se desploma y la palabra verano pierde todo su sentido, hace frío, mucho.

Así que para montar nuestro equipo tenemos dos opciones:

Tiendas de Campaña  (3 y 4 estaciones).

Yo suelo llevar dos, e incluso en algún viaje he llevado una tercera.

La primera (3 estaciones) es la que más utilizo, ello me permite mayor transpiración.

La segunda (4 estaciones) sólo en caso de empeoramiento del tiempo o como tienda de emergencia. Nunca te confíes cuando estás en medio de la Naturaleza.

Saco de dormir

Para viajes de varios días que además son a más de mil kilómetros de casa, hago lo mismo. Me llevo un saco de pluma de invierno y otro de fibra, también de invierno para casos de emergencia, o por lo que pueda pasar.

Claro, hablamos de viaje en los que puedes dejar parte del equipo den el coche mientras vives aventuras.

Adicional y aunque no suele pasar, podríais encontraros ante una situación en la que una tercera persona desconocida necesitase vuestro auxilio. A mi me ha pasado.

Por último y no menos importante, la esterilla. Éste es uno de los artículos en los que más se abarata. Bajo mi punto de vista y experiencia, gran error.

Esterilla o colchoneta