Aunque hay países en las que se las conoce como carpas, aquí en España nos referimos a ellas como “Tiendas de campaña”.

En el mercado hay modelos infinitos, ya sea por:

  • Número de plazas
  • Estilo de construcción
  • Materiales 
  • Estaciones

Así que antes de adquirir una nueva tienda o conocer mejor qué es lo que tenemos, tendremos en cuenta lo siguiente sabiendo que en este blog siempre hablamos de material técnico de calidad para media y alta montaña.

Número de plazas. Lo ideal es que como referencia sea superior a las que habitualmente necesitemos, en una.

Es decir, si vas solo, que sea de dos plazas, si vas con alguien más, que sea de tres.

El descanso es una de las partes más importantes de la jornada y por ello, lo ideal es invertir en un poco de comodidad y confort.

Pero hay algo más a tener en cuenta, en caso de empeorar la meteorología y tener que pasar tiempo dentro, dispondremos de un espacio extra para meter todo nuestro equipamiento.

Estilo de construcción. Aunque las hay de túnel, directamente os recomiendo en forma de iglú, con buena ventilación, transpirable y doble techo. Esto va igual para una de 3 estaciones, como para una de 4 estaciones.

Todo lo que quede dentro debido a nuestra propia transpiración y respiración, en caso de frío o mucho frío, se transformará en humedad, agua e incluso hielo.

Y ya sabéis que para guardar la tienda, debe estar los más seca posible.

Materiales: Además de por la marca, el precio de una tienda suele estar directamente relacionado con los materiales utilizados en la confección y sus prestaciones.

Suele ser el principal problema para muchos a la hora de invertir, pero cuando estás ahí fuera sometido a los caprichos de la Naturaleza, es cuando todo esto pierde importancia y la sensación de seguridad y confianza en nuestro equipo, lo es todo.

Supongo que en alguna ocasión te habrá pasado y sabes a lo que me refiero 🙂

La tienda está formada por un habitáculo, un doble techo y unas varillas que lo tensan todo, le dan forma y con ello, un óptimo funcionamiento.

Además tendremos en cuenta las piquetas, los vientos, las costuras termoselladas, las cremalleras y todas las piezas que habitualmente son de plástico y conectan casi todos estos elementos.

Las Varillas. Suelen estar fabricadas con una aleación de aluminio que permite que sea flexible y muy resistente al mismo tiempo. En situaciones de muy bajas temperaturas o vientos extremos es cuando más partido les sacamos.


Hay tiendas que permiten un doble juego de varillas. Imaginaros lo violenta que puede llegar a ser la Naturaleza, ji ji.

El Doble Techo (sobretecho). Tiene la función de protegernos de los rayos ultravioletas (algo que no solemos tener en cuenta), hace el papel de cortaviento, no permite que pase la lluvia o nieve y además, debe transpirar.

Esto lo entendemos mejor cuando utilizamos prendas con membrana tipo Goretex, ya sea una chaqueta o pantalón.

El Habitáculo Interior (paredes y suelo). Al igual que el doble techo, está fabricado en fibras sintéticas. Su función es la de protegernos sobre todo y bajo mi punto de vista, de insectos. Al tiempo claro está de dar forma a nuestro pequeño hogar portátil, ji ji.

Es importante que podamos montarlo sin necesidad del doble techo. Esto se agradece principalmente en verano, durante esas noches cálidas en las que cuanto más ventilados estemos, mejor.

Comentar que el suelo suele ser la parte más resistente del conjunto.

Las Piquetas. La verdad es que pienso que todos las conocemos, pero poco sabemos de ellas. Cuando hablamos de tecnología además de ligereza, buscamos dureza extrema ¿A que piensas en tierra muy dura o incluso piedra? Pues no, yo te hablo de esa misma tierra congelada o incluso hielo.

Aquí una vez más es cuando descubrimos la tecnología.

Enganches (Plásticos/gomas elásticas). Suelen utilizarse para la conexión entre telas y varillas. Fáciles de poner y quitar, además de rápidamente.

Vie