«Estoy confundido, distraído e incluso bloqueado. Llevo tanto tiempo sin dejar que las manos viajen libremente por el teclado, que cerrar mis ojos y buscar los recuerdos del último viaje, parece misión imposible.

Por fin es primavera, aunque más que un primer día, parece la continuación del invierno. Y con ese intenso sentimiento a gélido ambiente, me sumerjo en el mundo de los recuerdos…»

La Llamada de Lorena 

Noviembre de 2017, domingo. El último autobús hace tiempo que pasó, estamos viviendo un invierno muy frío a orillas del Mediterráneo y un discreto mensaje rompe el silencio de un tranquilo y casi extinguido domingo. Desde el otro lado del Charco, tan solo unas palabras:
Raúl, Todo está dispuesto

Sorprendido, mi corazón empieza a bombear con fuerza y puedo sentir sus fuertes palpitaciones en el pecho. No hay tiempo, tengo que salir de casa.

Con una chaqueta a medio cerrar, un par de guantes en el bolsillo y casi una hora de camino por delante, los pasos empiezan a sumar rápidamente. La noche es negra y millones de estrellas decoran el cielo, pero no alcanzo a verlas, en mi mente sólo está esa frase: Raúl, Todo está dispuesto

Tras unos mágicos 45 minutos, estoy en la rotonda de entrada a Turís y más que sangre en las venas, siento gasolina, mi corazón va a mil…

Pero me detengo en seco ¿Estoy soñando? ¿De verdad que