Organización e Imprevistos de un Viaje

Como todo en esta vida, las cosas siempre pasan por algo. Por ejemplo, gracias a un café.

Y así de simple y básico es cómo durante años han ido surgiendo todos mis viajes.

De hecho incluso le di nombre a estos concretos espacios de tiempo:  “Momento Café”.

Hoy he querido compartir contigo cómo organizo mis viajes, desde que surge la idea hasta que llego a casa después de vivir una gran aventura.

Lo que vas a leer a continuación va a ser tal cual hago las cosas, así que te pido que tengas la mente abierta, porque lo que menos vas a encontrar es la típica organización de un viaje, ji ji.

Momento Café

Es donde surge la primera propuesta (destino), así, acompañado de un café, envuelto en un ambiente agradable y a ser posible con una conexión a internet. Aunque este requisito no es imprescindible de primeras.

Rutas Posibles

Aquí es cuando internet pasa a ser el protagonista. Pasamos a la segunda fase, esa en la que buscamos información sobre cómo llegar a nuestro destino. Es decir, todas las rutas/variantes posibles (autopistas de pago, autovías, carreteras secundarias, interurbanas e incluso caminos de esos que se pierden en las montañas y que sólo aparecen en mapas antiguos)

Sí, cuando viajo en coche (road trip) en lugar de llevar la última y más flamante guía de viajes, llevo una antigua. Para todo lo demás ya tiro de smartphone y últimas tecnologías 😉

Con todo esto, tenemos información suficiente para poder elegir la ruta que más nos interese y sobre todo, poder alterarla “sobre la marcha”.

En uno de mis viajes a los Alpes, me encontré con que tenía que alterar toda mi ruta al pasar Grenoble, ya a punto de empezar a subir la montaña.

La vuelta que di fue enorme, pero me permitió conocer otros pueblecitos por los que de otra manera no habría pasado ni de casualidad. Recuerda que todo pasa por algo y nosotros nos quedamos con lo positivo, la experiencia y las experiencias 😉

Concretar Fechas y Horarios

A partir de este momento, ya hablamos de fechas concretas, horarios de salida y  horarios de llegada (siempre aproximados)

Quiero insistir en que la elección de fecha de un viaje marca la diferencia de manera increíble ante un posible imprevisto.

No es lo mismo la temporada baja, en la que siempre hay alojamientos y transportes disponibles, que la temporada alta, en la que te puedes ver en la calle debido a un 100%de ocupación hotelera y atrapado en una ciudad extraña.

Cuando viajas en vehículo propio puede no ser importante, pero al hacerlo en transporte público y tirando de tarjeta, pasas de que todo salga a pedir de boca, a que te quedes colgado en una estación de bus/tren durante horas o incluso tener que pasar la noche entera y en una situación de inseguridad total.

Algo así me pasó en Lyon (Francia) La conexión entre autobuses me obligaba a esperar unas 7h nocturnas y aunque había calculado que dormiría en el primer trayecto de bus, fue imposible.

Sé que hay viajeros que pueden chafar la oreja en cualquier sitio, pero la verdad, no es mi caso. Siempre estoy alerta de la conducción del conductor, de la de otros usuarios, del estado de la carretera, de la meteorología e incluso de mis compañeros de viaje.

Recuerda, no podemos dar nada por sentado en un viaje y a mi éste me dejó muy marcado (experiencia).

Adicional el cansancio que acumulas, el descontrol del sueño y la mala leche hacen que no te olvides, ji ji.

Presupuestos

No uno, ni dos, ni tan siquiera tres. Cuando vamos a viajar debemos tener claro que por mucho que vigilemos el bolsillo, todo se puede desmadrar ( Descontrolar ).

Sé que en lo primero que has pensado es en lo típico de ir de mochilero, de camping, de hoteles o a todo trapo, pero mi forma de viajar, como ya te dije, es diferente.

Yo suelo combinarlo todo, igual estoy durmiendo una noche en el coche, que la siguiente en tienda de campaña o un hotelazo de varias estrellas. Y más si encuentro una buena oferta, claro 😉

Pero volvamos a la ciudad de Lyon (Francia) tras un  viaje a París en donde en pleno mes de agosto me quedé atrapado, sin trenes y sin buses con los que volver a casa.